viernes, 1 de febrero de 2013

Muerte de Jose Felix Rivas



El 31 de enero de 1815 murió asesinado en Tucupido el ilustre prócer de la independencia nacional, José Félix Ribas, héroe de Batalla de La Victoria y símbolo perenne de la resistencia patria frente a la dominación española
Hijo de Marcos Ribas y Bethencourt y Petronila de Herrera, nació en Caracas el 19 de septiembre de 1775; su padre era nativo de la isla de Tenerife, y fue Regidor y Alcalde Ordinario del Ayuntamiento caraqueño. Fue hermano del teólogo Francisco José Ribas, y desde joven estuvo ligado a Simón Bolívar, con cuya tía, Josefa Palacios, se casó el 1° de febrero de 1796.

Apasionado defensor de la libertad, junto con Bolívar y otros jóvenes caraqueños apoyó la independencia de Venezuela, participando en la Revolución de 1810. El 25 de abril de ese año integró la Junta Suprema formada tras la destitución de Vicente Emparan como Capitán General.

Se inició en la carrera militar con el grado de coronel, siéndole encomendado el batallón de Milicias Regladas de Blancos de Barlovento. En 1812 combatió bajo las órdenes del general Francisco de Miranda, y luego asumió la comandancia militar de Caracas. Tuvo que emigrar a Nueva Granada en julio de ese año, al perderse la Primera República. Se unió en Ocaña a las fuerzas que, bajo el mando de Simón Bolívar, se preparaban para invadir a Venezuela desde el occidente, en la que sería conocida como la Campaña Admirable.

Tomó parte en numerosas batallas, siendo su hecho de armas más destacado la Batalla de La Victoria, el 12 de febrero de 1814, donde enfrentó y detuvo a las fuerzas realistas de José Tomás Boves, a pesar de que sus tropas tenían poca experiencia militar, pues estaban formadas principalmente por jóvenes estudiantes y seminaristas. Momentos antes de entrar en combate, Ribas pronunció su famosa arenga: «No podemos optar entre vencer o morir: ¡Necesario es vencer!». En honor a este hecho, en Venezuela se celebra el Día de la Juventud cada 12 de febrero.

Tras ser derrotado en Maturín por el realista Francisco Tomás Morales, intentó huir, pero fue delatado y posteriormente capturado en los alrededores de Valle de la Pascua. El 31 de enero de 1815, sometido a numerosas vejaciones por parte de sus captores, fue fusilado en la Plaza Mayor de Tucupido, estado Guárico. Su cuerpo fue desmembrado y su cabeza enviada a Caracas, donde las autoridades realistas la colocaron en exhibición para desalentar a los patriotas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada